¿Por qué es importante reparar la llanta?

Si estás conduciendo un vehículo con una llanta que pierde aire continuamente o tiene una perforación, es muy importante para tu seguridad que la hagas revisar de inmediato. Un profesional del servicio debe inspeccionar el interior y exterior para determinar si es posible reparar la llanta o si debe ser reemplazada. Los servicios de reparación de llantas desinfladas o pinchadas podrían ayudar a:

  • Reparar adecuadamente las perforaciones en la banda de rodamiento
  • Evitar nuevos daños en las llantas
  • Mantener la presión de aire de las llantas en los niveles recomendados por el fabricante

Hay, por supuesto, situaciones en las que la reparación de la llanta no es la mejor opción. Debes reemplazar la llanta, en vez de tratar de repararla, si te encuentras con algunas de las siguientes situaciones:

  • Si notas una protuberancia o una ampolla en el costado de una llanta, debes reemplazarla de inmediato. Estos son signos de que la llanta podría presentar fallas, lo que pudiera ser peligroso.
  • Si una llanta se desinfló debido a un estallido, debes cambiarla de inmediato.
  • Si la llanta tiene cortes u otros daños considerables, debes reemplazarla de inmediato en lugar de tratar de repararla.

Cómo encontrar un agujero en tu llanta

¿Has notado una pérdida continua en la presión de aire de tus llantas? Antes de intentar reparar una llanta desinflada, debes encontrar la fuente de la fuga.

  • Primero, revisa si de la llanta sobresale algún tornillo, clavo u otros tipos de escombros. De no ser así, encontrar la fuente de la fuga puede ser difícil. Pero tenemos un truco que te facilitará la localización.
  • Llena un atomizador con una solución jabonosa y agua o un líquido detector de fugas aprobado por el fabricante de llantas.
  • Infla la llanta y luego rocíala toda con el líquido del atomizador.
  • A medida que el líquido recorra la banda de rodamiento de la llanta notarás una pequeña erupción de burbujas, similar a la de un volcán, justo donde está la perforación.

Luego de determinar dónde está el agujero, recomendamos que un profesional calificado inspeccione la llanta y haga la correspondiente reparación de tapón y parche, si ésta es permitida según los estándares de la industria. Los expertos en una ubicación de Tire & Service Network cerca de ti pueden brindarte asistencia al respecto.

Herramientas para llantas desinfladas

Cuando llega el momento de cambiar una llanta, estarás contento de tener a mano este kit para llantas desinfladas:

  • Tu manual de propietario del vehículo
  • Una llanta de repuesto inflada
  • Un gato
  • Una llave de seguridad
  • Un material de soporte, como un trozo de madera o un ladrillo

Cómo cambiar una llanta desinflada

Usa nuestra guía paso a paso si surge la necesidad de cambiar una llanta:

  • Primero, es importante garantizar que tu vehículo esté estacionado lejos del tráfico y en una superficie plana.
    CONSEJO: Asegúrate de encender las luces de emergencia o una baliza si hay mucho tráfico.
  • Luego, coloca cuñas de freno (tales como trozos de madera o ladrillos) detrás y delante de uno de las llantas que no vayas a levantar con el gato, para impedir que el vehículo ruede y aumentar la estabilidad.
  • A continuación, puedes usar el manual del propietario del vehículo para saber dónde están la llanta de repuesto y el gato.
  • Ahora usa tu manual del propietario para asegurarte de que el gato esté en la posición correcta para evitar daños al auto.
  • Comienza a levantar el auto manteniendo la presión contra el suelo (sin levantarlo por completo).
  • Quita cualquier cubierta protectora del rin o cubierta central para poder acceder a las tuercas de seguridad.
  • Usa la llave de tuercas de seguridad para girar las tuercas en el sentido contrario a las agujas del reloj y aflojarlas.
  • Luego, después de verificar que el gato está estable, levanta el auto lo suficiente como para poder sacar la llanta con facilidad.
  • Monta la llanta de repuesto en la rueda y coloca las tuercas de seguridad en las posiciones correctas.
  • Aprieta las tuercas de seguridad con la llave de tuercas, esta vez en el sentido horario.
    CONSEJO: Verifica que las tuercas de seguridad estén apretadas, pero no uses demasiada fuerza. Esto podría sacar el auto del gato.
  • Después de conducir unas millas, es buena idea detenerse y verificar que las tuercas aún estén apretadas.