Realiza la prueba del centavo

Inserta una moneda de un céntimo en los surcos de la banda de rodamiento de la llanta con la cara de Lincoln hacia arriba, viéndote a ti. Si puedes ver toda la cabeza, es hora de cambiar tus llantas.

Revisa el indicador de desgaste de la banda de rodamiento

También puedes revisar el indicador de desgaste de la banda de rodamiento. Puedes ubicarlo a menos de una pulgada (2/32 de pulgada) de la parte inferior del surco de la banda de rodamiento. Cuando la banda de rodamiento se desgasta hasta ponerse al ras con este nivel, debe reemplazarse la llanta.

Para evitar problemas potenciales, las llantas se deben revisar en una ubicación de Tire & Service Network cercana a ti si notas cualquiera de los siguientes patrones comunes de desgaste:

DESGASTE EN AMBOS EXTREMOS: INFLADO BAJO

El inflado bajo incrementa el desgaste de la banda de rodamiento en los bordes externos de las llantas y genera exceso de calor, reduciendo la resistencia de las llantas. Unas llantas suaves también incrementan la resistencia al desplazamiento, reduciendo el ahorro de combustible.

DESGASTE EN EL CENTRO: INFLADO EXCESIVO

El exceso de inflado incrementa el desgaste en la banda de rodamiento central.

PROTUBERANCIAS O HUNDIMIENTOS EN LA BANDA DE RODAMIENTO: PIEZAS DE RESPUESTO DESGASTADAS

Las protuberancias o los hundimientos son más comunes en las llantas delanteras, pero las traseras también pueden presentar protuberancias.

BORDES ASERRADOS: DESALINEACIÓN

La desalineación puede causar un restregado errático contra la carretera debido a los bordes aserrados de las llantas.